Sophie nació en París en 1961

SOPHIE se sigue fabricando "artesanalmente" ya que se requieren más de 14 operaciones manuales para realizarla. Su composición a base de caucho procedente de la savia de hevea es 100% natural.

La jirafita nació el 25 de mayo de 1961…
día de Santa Sofía, Sophie en francés!

En aquella época, los juguetes que representaban animales eran exclusivamente figuraciones de animales domésticos o familiares procedentes del mundo de la granja…

Por este motivo, un día, en Francia, un señor llamado RAMPEAU, que había integrado el concepto de rotomoldeado del caucho a los juguetes, tuvo la idea de diseñar una jirafa, cuya figuración exótica sería una primicia en el mercado y cuyo tamaño y forma serían ideales para la prensión del bebé.


La fabricación de Sophie la jirafa, tal como la conocemos hoy, comenzó un jueves 25 de mayo, lo que explica el origen de su nombre.

Tuvo un éxito inmediato. De entrada, las mamás jóvenes reconocieron en ella un juguete indispensable para su hijo, especialmente en la etapa de la dentición, puesto que masajea y calma las encías.

Entonces, simplemente con “el boca a boca” se estableció la notoriedad de la pequeña jirafa. Desde ese momento, varias generaciones de niños en Europa disfrutaron y disfrutan escuchándola sonar cuando aprietan su vientre o cabeza.

La empresa Vulli, situada en los Alpes franceses (Francia), conserva celosamente el secreto de fabricación de este fantástico juguete. 

Con más de 50 años de existencia, Sophie la jirafa sigue siendo el juguete por excelencia para los recién nacidos porque desarolla TODOS SUS SENTIDOS desde los 3 meses.

Sophie la jirafa seduce a los bebés de ayer y hoy, y es cada vez más buscado por los padres, incluyendo las estrellas de Hollywood!.

Sophie la Girafe inspira una colección completa de accesorios, con productos que acompañarán al bebé en cada momento del día y en cada fase de su crecimiento.

¡Es el primer juguete para bebés que despierta todos sus sentidos!

La vista: Gracias a sus manchas oscuras y contrastatdas en todo el cuerpo, atrae la mirada del bebé y se convierte en un objeto familiar que lo tranquiliza, ya que la reconoce fácilmente.

El oído: Provista de un silbato, divierte y estimula el oído del bebé y le ayuda a comprender la relación causa-efecto.

El gusto: Flexible y dotada de muchas partes para morder (orejas, cuello, patas, ...), es ideal para aliviar las encías del bebé cuando le salen los dientes. Compuesta por caucho 100% natural y tinta alimentaria, carece de peligro para el bebé.

El tacto: Ligera, se adapta perfectamente a las manitas del bebé : sus largas patas y su cuello permiten agarrarla fácilmente. Tan suave como la piel de la mamá, tranquiliza al bebé y le aporta reacciones fisiológicas y emocionales que le calman.

El olfato: El perfume del caucho natural extraído de la HEVEA le confiere una verdadera particularidad, por lo que el niño la identifica entre todos sus juguetes.

Filosofía 100% natural y ecológica.

 

Las primeras transformaciones de la savia de HEVEA se realizaron en 1928, gracias a la vulcanización inventada por Mr Charles Goodyear.

El caucho utilizado por Vulli proviene del árbol de HEVEA, que crece en Malasia. Cada mañana, antes del calor de día, se extrae la savia del árbol, una leche fluida que proviene de células situadas bajo la corteza. Esta savia se llama "látex". El látex es natural, flexible, impermeable, aislante y agradable en cuanto a su tacto y olor.

Vulli gracias a un procedimiento único y una técnica llamada de roto-moldeado, calienta esta savia (látex), y después de 14 operaciones manuales, se consigue esta pequeña maravilla llamada "Sophie la Girafe".

Érase una vez, una historia muy sencilla…

Sophie la Jirafa ¿ A que debe su éxito ?